El abismo del deporte femenino: de los 4 millones de Barty… ¡a los 4.500 euros de Biles!

Ashley Barty hizo historia en el Masters de tenis al lograr el mayor premio en la historia del deporte femenino. La australiana se embolsó 3.958.000 de euros tras ganar a Svitolina en la gran final del torneo.

El deporte femenino sigue en plena expansión y tiene al tenis como principal baluarte y bandera. Sin embargo, el deporte de la raqueta supone una excepción y no la regla ya que el dinero repartido a las jugadoras es similar a la de sus colegas masculinos. 

Partiendo de la base de que el tenis es uno de los deportes que más millones mueve, las grandes estrellas de la WTA copan prácticamente el top 10 de mejor pagadas juntando todas las disciplinas. 

Comparaciones odiosas

Puestos a comparar, es impensable poner ningún deporte femenino a la altura del tenis. Un buen ejemplo es el British Open femenino de golf que da a la ganadora 675,000 euros por los más de dos millones que da Wimbledon a su reina.

Echando un vistazo a otros disciplinas que se disputan de manera individual es imposible no llegar a la conclusión de que el tenis es la ‘niña bonita’ del deporte femenino.

Por ejemplo, la pasada temporada, Mikaela Schifrin logró la mejor temporada de la historia en el mundo del esquí con un total de 17 victorias y acumuló un total de premios de 885.000 dólares.

Biles y sus mundiales

Otra súper atleta como Simon Biles sufre incluso más la poca trascendencia económica de la gimnasia. Según un estudio de la BBC, la americana apenas cobra algo más de 4.500 euros por cada oro en los Mundiales por lo que sus ingresos llegan en su mayoría por vía publicitaria.

En el atletismo la joya de la corona es la Golden League. Esta competición que reúne a los mejores atletas del mundo en 14 reuniones no distingue de sexos y otorga 41.500 dólares al ganador de cada diamante.

Curiosamente, la única no tenista que se cuela en el top ten es la jugadora de badminton Sindhu Pusarla. La india, plata en Río tras caer contra Carolina Marín, amasa su fortuna gracias a la publicidad. El bádminton sí es un deporte de masas, sobre todo en asia, pero sigue lejos del dineral en premios que se reparte en el tenis. Concretamente, las World Tour Finals dan a cada ganadora 120.000 dólares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *